"Dad de gracia lo que de gracia habéis recibido…" Mateo 10:8 "Dad de gracia   lo que de graciahabéis recibido…"Mateo 10:8

Especialmente apta para niños de 6 a 8 años

©David and Jonathan Inc.

1. El Gatito Perdido

 

Hora del Cuento


Hora del Cuento, Lección 1

El Gatito Perdido

Daniel y Laura estaban jugando con la pelota roja en el patio trasero. De repente oyeron un ruidito.

"Escucha", dijo Daniel. "¿Qué fue eso?"

El ruidito se escuchó otra vez.

"¡Es un gatito!" gritó Laura, corriendo hacia la cerca del patio. "Vamos a encontrarlo".

Laura y Daniel buscaron alrededor de la cerca. Pero el gatito no estaba allí.

Daniel corrió a traer una silla, y la puso cerca del árbol

Daniel buscó en el árbol junto a la cerca. “¡Aquí está!”gritó Daniel. Luego estiró sus brazos hacia el gatito pero no pudo alcanzarlo.

Daniel corrió a traer una silla, y la puso cerca del árbol.

Laura sostuvo la silla para que Daniel pudiera subirse sobre ésta.

Entonces él se estiró y tomó al gatito en sus brazos.

"Oh, debe estar hambriento."

Laura acarició el pelo gris del gatito, y dijo:"Oh, debe estar hambriento."

"Vamos a darle un poco de leche".

Llevaron el gatito a la cocina y le pidieron a mamá que les diera un poco de leche. El gatito tomó la leche rápidamente. Entonces se acomodó sobre las piernas de Laura y se durmió.

"¿Podemos quedarnos con el gatito, mamá?" preguntó Daniel.

El gatito tomó la leche rápidamente

"Ya veremos",respondió mamá."Mañana les preguntaremos a los vecinos si el gatito perdido pertenece a ellos".

Daniel dijo: "Debe haber estado perdido por mucho tiempo, porque está muy flaco".

Laura dijo: "No me gustaría estar perdida".

Mamá puso a un lado su costura

Mamá puso a un lado su costura y dijo: "No, no es bueno estar perdido como el pequeño gatito".

"Pero hay otra forma de estar perdido, la Biblia nos dice que todos aquellos que no reciben a Jesús como su Salvador están perdidos y ellos no pueden ir al cielo".

Daniel preguntó: "Dios no quiere que estemos perdidos, ¿verdad, mamá?"

"Es cierto Daniel", respondió mamá. "Dios nos ama. Por eso fue que Él envió a Su Hijo, el Señor Jesús, al mundo. Jesús vino a buscar y a salvar a la gente perdida".

"Háblanos de la muerte de Jesús en la cruz", dijo Daniel.

"¡Yo sé esa historia, mamá! Déjame decirla", dijo Laura con entusiasmo.

Él murió en la cruz por nuestros pecados

Mamá estuvo de acuerdo, entonces Laura comenzó:"Jesús nos ama tanto que Él decidió bajar del cielo para ayudarnos. Él vino como un pequeño bebé. Después que creció, Él murió en la cruz por nuestros pecados, para que nosotros podamos ir al cielo. Pero Él no quedó muerto. Él resucitó. Él ahora vive en el Cielo".

"Sí, niños", dijo mamá. "Dios nos dice en la Biblia que todos nosotros hemos pecado. Eso significa que nosotros hemos hecho cosas malas. Y el pecado debe ser castigado. Así que, como el Señor Jesús nos ama, Él tomó el castigo por nosotros. Él murió en la cruz por tus pecados y los míos".

"Soy tan feliz porque Jesús me ama", dijo Laura. "Y estoy muy contenta de que yo le pedí a Él que viniera a mi corazón".

Daniel estaba muy callado. Luego dijo: "Yo sé que he hecho cosas malas. Yo quiero recibir a Jesús como mí Salvador, pero no sé como".

Mamá dijo: "Dile a Jesús que tú has pecado y que te sientes triste por tus pecados. Agradécele por amarte y por morir en la cruz por tus pecados. Pídele que venga a tu corazón para que sea tu Salvador. ¿Te gustaría hacerlo ahora mismo?"

Inclinó su cabeza y oró

"Sí, claro que me gustaría", dijo Daniel. Inclinó su cabeza y oró:

"Señor Jesús, sé que he pecado, estoy realmente triste por mis pecados. Gracias por amarme tanto y por morir en la cruz por mis pecados. Por favor ven a mí corazón, te recibo como mi Salvador ahora mismo".

Daniel levantó su mirada y sonrió. Mamá dijo: "¡Maravilloso, Daniel! Estoy muy feliz porque tu recibiste a Jesús como tu Salvador".

"Yo también estoy feliz", dijo Daniel."Porque ahora pertenezco a Jesús".

Laura dijo: "Yo también estoy alegre que soy de Jesús".

Laura dijo: "Yo también estoy alegre que soy de Jesús".

"Mamá, creo que al pequeño gatito le gustaría ser nuestro, ¿no crees?"

Mamá sonrió y dijo. "Sí, Laura, yo creo que a él le gustaría".

"El es una miniatura de gatito", dijo Daniel."Le podemos llamar Pulgarcito".

"Oh, sí", dijo Laura. Ella abrazó al gatito mientras decía: "Mí pequeño Pulgarcito, yo espero que tú nos ames tanto como nosotros te amamos".

Mamá les dijo: "Eso me recuerda un versículo en la Biblia que quiero que ustedes aprendan, nos dice que así como el Señor Jesús nos ama, nosotros debemos amarlo a Él también".

A Daniel y Laura les gustó el versículo, Ellos lo aprendieron rápidamente.

Versículo para memorizar:

Si no estás seguro(a) de que eres salvo(a), pídele al Señor Jesús que venga a tu corazón como lo hizo Daniel.
Si tú lo haces ahora, por favor cuéntanos
en tu Página de Preguntas.

¿Se quedarán los niños con Pulgarcito?
¡Averígualo en tu próxima lección!

Nuestra Historia Bíblica

Cuando recibimos a Jesús como nuestro Salvador, Él comienza a ser nuestro "Buen Pastor".

Uno de los nombres de Jesús es "El Buen Pastor". Cuando recibimos a Jesús como nuestro Salvador, Él comienza a ser nuestro "Buen Pastor". Nosotros podemos decir: "El Señor es mí Pastor; nada me faltará".

Un buen pastor conoce a sus ovejas. Y el Señor Jesús conoce a cada uno de los que han creído en Él. Él dijo: "Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas".

Un buen pastor cuida a sus ovejas. Si una oveja o cordero se lastima, el pastor cuida de ella hasta que se sane. Y el Señor Jesús cuida de nosotros también.

Un buen pastor protege a sus ovejas. Él las protege de los lobos, los osos, los leones y de otros animales salvajes. En la noche lleva sus ovejas a descansar a un lugar seguro. Si una oveja o cordero se pierde, Él la busca hasta que la encuentra.

El Señor Jesús protege a sus ovejas.

El Señor Jesús protege a sus ovejas. Él dijo: "Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano" (San Juan 10:27-28). Esto significa que nunca nadie podrá alejarnos del Señor Jesús.

¿Has recibido TÚ al Señor Jesús como tu Salvador? Si lo has hecho, tú puedes decir:"El Señor es mi Pastor y nunca nadie podrá alejarme de Él".

 

(Tomado de Salmos 23 y Juan 10)



Hora del Cuento, Lección 1

El Gatito Perdido


Página de Preguntas

 

Preguntas:

Haz clic en la mejor respuesta para cada pregunta:

1. El Señor Jesús vino al mundo a salvar a las personas porque todas estaban:

     a) PERDIDAS.

     b) FELICES.

2. El Señor Jesús murió en la cruz por:

     a) ALGUNAS PERSONAS.

     b) TODO EL MUNDO.

3. Pecamos cuando hacemos:

     a) COSAS BUENAS.

     b) COSAS MALAS.

4. Nosotros amamos al Señor Jesús porque Él nos:

     a) AMÓ PRIMERO.

     b) VIO PRIMERO.

5. Ellos encontraron un gatito en un

     a) HOYO.

     b) ÁRBOL.

6. Y le pusieron por nombre

     a) MININO.

     b) PULGARCITO.

7. Ellos amaron _____________ al gatito

     a) poquito.

     b) mucho.

8. Hizo que los niños se sintieran

     a) felices.

     b) tristes.

Hora del Cuento, Lección 1, El Gatito Perdido
Hora del Cuento, Lección 1, El Gatito Pe[...]
Adobe Acrobat document [2.9 MB]
Página de Preguntas, lección 1, El Gatito Perdido
Página de Preguntas, leccion 1, El Gatit[...]
Adobe Acrobat document [391.1 KB]

2. Pulgarcito Muestra el Camino

 

Hora del Cuento, Lección 2

Pulgarcito Muestra el Camino

Daniel y Laura estaban muy entusiasmados. Brincaban de un lado al otro de alegría.

"Hoy vamos a ir a casa de la abuelita".

Laura dijo alegremente:"Hoy vamos a ir a casa de la abuelita".

Daniel dijo: "Vamos a ir en el auto de papá".

Mamá alzó la mirada y dijo: "Espero que no vayan a comportarse mal, ni a llorar y no vayan a causar ningún problema a la abuelita".

Daniel prometió: "Nos vamos a portar bien".

Laura preguntó: "¿Podemos llevar a Pulgarcito?"

Mamá respondió: "Sí, pero tendrán que cuidarlo. Su padre y yo vamos a quedarnos con el tío Andrés esta noche".

Los niños corrieron a buscar la canasta de Pulgarcito, luego la pusieron en el auto junto a ellos

Los niños corrieron a buscar la canasta de Pulgarcito, luego la pusieron en el auto junto a ellos. Mientras ponía a Pulgarcito en la canasta, Laura dijo:"Estoy feliz porque Pulgarcito no pertenecía a los vecinos".

Daniel dijo: "Pulgarcito ahora es nuestro, lo cuidaremos siempre".

Ya casi era de noche cuando llegaron a la casa de la abuelita. Daniel y Laura sonrieron mientras movían sus manos despidiéndose de papá y mamá.

La abuelita les dio un gran abrazo a ambos, diciendo: "Vamos adentro a cenar, luego les leeré una historia antes de que vayan a dormir".

les leeré una historia antes de que vayan a dormir

Pronto los niños estaban listos para ir a la cama. La abuelita comenzó:"Un día el Señor Jesús estaba hablando con Sus discípulos y les dijo que no tuvieran miedo".

Laura preguntó: "¿Qué son discípulos?"

"Los discípulos fueron hombres que iban con Jesús a todos los lugares que Él iba. Ellos le ayudaban a predicar. Eran sus amigos", abuelita les explicó: "El Señor Jesús les dijo que Él los amaba, también les dijo que Él les daría todo lo que necesitaban.

El Señor Jesús les dijo que Él los amaba, también les dijo que Él les daría todo lo que necesitaban (graphic copyrighted by New Tribes Mission; used by permission)

"Les dijo que Él cuidaría de ellos. Él les hizo una promesa. Les dijo: "Yo estaré con ustedes siempre"."

Daniel dijo: "Jesús nos ama también".

La abuelita respondió: "Sí, cuando nosotros le pedimos al Señor Jesús que nos perdone nuestros pecados y sea nuestro Salvador, nosotros pertenecemos a Él. Jesús nos ama y cuida de nosotros al igual que lo hizo por Sus discípulos".

Laura recostó su cabeza sobre el hombro de la abuelita mientras preguntaba: "¿Está Jesús con nosotros en la noche también?"

"Sí, Laura", respondió la abuelita."Recuerda lo que dijo Jesús: 'Yo estoy con ustedes siempre'. Eso significa día y noche. Significa que Jesús está con nosotros en cualquier lugar que estemos. No tenemos que tener miedo, porque el Señor Jesús ha prometido cuidarnos todo el tiempo".

Luego subieron las escaleras para ir a la cama

Cuando la abuelita terminó esta historia, los niños pusieron a Pulgarcito en su canasta en la cocina. "Que tengas buena noche, Pulgarcito", le dijeron. Luego subieron las escaleras para ir a la cama.

Durante la noche Laura se despertó. El viento estaba soplando fuerte, haciendo un ruido silbante. A Laura no le gustaba ese sonido. Hizo que ella sintiera miedo.

Laura se levantó de su cama y fue a la habitación donde estaba Daniel

Laura se levantó de su cama y fue a la habitación donde estaba Daniel. Allí levantó la cobija de Daniel y le susurró con voz temblorosa: "Daniel, tengo miedo. Quiero regresar a casa".

Daniel se sentó en la cama diciendo: "No podemos regresar a casa hasta mañana, Laura". Luego dijo: "Y nosotros prometimos no llorar ni molestar a la abuelita, ¿recuerdas?"

Laura habló bajito: "Yo pienso que Pulgarcito tiene miedo".

Daniel dijo: "No lo creo", y saliendo de la cama dijo: "Pero vamos a verlo y ya sabremos".

Él estaba encogido y dormía tranquilamente

Daniel tomó a Laura de la mano. Con mucho cuidado bajaron las escaleras en punta de pies. Llegando a la cocina se arrodillaron junto a la canasta. La luna brilló a través de la ventana sobre Pulgarcito.

Él estaba encogido y dormía tranquilamente.

Daniel dijo: "¡Mira! Pulgarcito no tiene nada de miedo, sabe que nosotros lo cuidaremos. Y el Señor Jesús ha prometido cuidar de nosotros. Nosotros tampoco deberíamos tener miedo".

Laura sonrió mientras limpiaba las lágrimas de sus ojos y dijo: "Ahora recuerdo que Jesús dijo: 'Yo estoy con ustedes siempre'. Ese es el versículo que nos enseñó abuelita".

Daniel dijo: "Sí, el Señor Jesús siempre está con nosotros, aún en la oscuridad y cuando el viento sopla. Él nos cuidará".

Laura bostezó mientras decía: "Ya no tengo miedo, ahora voy a dormir igual que Pulgarcito está durmiendo".

Vamos a repetir nuestro versículo mientras subimos las escaleras

Daniel dijo:"Vamos a repetir nuestro versículo mientras subimos las escaleras, diremos una palabra por cada escalón".

Los niños habían dicho el versículo dos veces cuando llegaron al final de las escaleras. Entonces regresaron a sus camas y pronto estuvieron dormidos.

En la próxima lección:
Daniel y Laura se meten en un gran problema.
¡No te la pierdas!

Versículo para memorizar:

Versículo para memorizar


Nuestra Historia Bíblica

Él tenía un grupo de hombres que creyeron en Él y le siguieron

Cuando el Señor Jesús estuvo aquí en la tierra, Él tenía un grupo de hombres que creyeron en Él y le siguieron. Esos hombres fueron llamados "discípulos".Jesús les enseñó muchas cosas. Él les dio poder para sanar a los enfermos y hasta para resucitar a los muertos.

Jesús les mandó a hablar al pueblo de Israel acerca de Dios. Jesús les dijo que ellos serían maltratados. Algunas personas los iban a odiar. Algunos les harían daño. Algunos incluso tratarían de matarlos. Pero Jesús les dijo que Su Padre celestial estaría protegiéndolos. Nada les sucedería a ellos sin que Dios lo supiera.

"Ustedes valen más que muchos pajarillos"

Para mostrarles la forma como Dios los cuidaría, Jesús dijo que ni siquiera un pequeño pájaro podría caer al suelo y morir sin que Su Padre celestial lo supiera. Jesús les dijo:"Ustedes valen más que muchos pajarillos".

Jesús quiere que nosotros sepamos que nuestro Padre celestial nos cuida también. Dios sabe todo sobre nosotros. Jesús dijo:"Pues aún vuestros cabellos están todos contados". ¡Sólo piensa! Dios sabe cuantos cabellos hay en tu cabeza. ¡Esto muestra que tu Padre celestial te ama mucho!

Cuando Jesús regresó al cielo, le dijo a Sus discípulos que fueran a todo el mundo a predicar el evangelio a toda persona. Jesús quiere que todos sepan que Él murió por sus pecados y que Él quiere ser su Salvador. Si nosotros hemos recibido a Jesús como nuestro Salvador, El quiere que nosotros también le hablemos a otros de Él. Y Él ha prometido estar con nosotros siempre. Él dijo: "He aquí yo estoy con vosotros todos los días".

Que maravilloso es saber que Jesús está siempre con nosotros.

(Lee Mateo 10)



Hora del Cuento, Lección 2

Pulgarcito Muestra el Camino


Página de Preguntas

 

Preguntas:

Haz clic en la mejor respuesta para cada pregunta:

1. Jesús

     a) me ama.

     b) no piensa en mi.

2. Jesús

     a) me cuida.

     b) no me cuida.

3. Jesús

     a) nunca me ve.

     b) siempre me ve.

El Señor Jesús está conmigo cuando...

4. Jesús

     a) siempre está conmigo.

     b) a veces está conmigo.

5. Jesús está conmigo cuando hay animales feroces y grandes a mi lado.

     a) Sí.

     b) No.

6. Jesús está conmigo cuando estoy durmiendo.

     a) Sí.

     b) No.

7. Jesús está conmigo cuando voy en un auto.

     a) Sí.

     b) No.

8. Jesús está conmigo cuando estoy afuera en la noche.

     a) Sí.

     b) No.

9. ¿Piensas que Jesús esta contigo ahora?

     a) Sí.

     b) No.

10. Jesús te ama mucho. ¿Has pedido a Jesús que perdone de tus pecados?

     a) Sí.

     b) No.

3.El Árbol Especial

 

Hora del Cuento, Lección 3

El Árbol Especial

Este es un árbol especial", dijo papá.

"¡Laura, Daniel! Vengan aquí”,les llamó papá. Los niños corrieron hasta la orilla del jardín, allí papá estaba sembrando un pequeño árbol. "Este es un árbol especial", dijo papá. "Por favor no jueguen cerca de él, porque lo pueden dañar".

Daniel y Laura prometieron: "Nos acordaremos de no jugar cerca de él".

Ella corrió a través del jardín.

La siguiente tarde Daniel estaba persiguiendo a Laura. Ella corrió a través del jardín."Oh" dijo Laura, deteniéndose un poco:"Este es el árbol especial de papá".

Justo en ese instante Daniel vino corriendo tras de Laura: "Te atrapé" gritó Daniel, riéndose y dándole un pequeño empujón.

Una pequeña rama de la parte alta se había quebrado

Laura cayó contra el árbol. Ella oyó un pequeño crujido. "¡Oh, mira!" gritó Laura: "He roto el arbolito de papá".

Daniel miró el árbol. Una pequeña rama de la parte alta se había quebrado. "No se dañó del todo, yo lo arreglaré", dijo Daniel.

Daniel consiguió un pedazo de cuerda. Laura agarró la rama mientras Daniel la amarraba firmemente al tronco. Daniel dijo: "Tal vez papá no lo verá".

Laura dijo: "No se lo diremos".

Yo quiero jugar con mis carros".

Cuando papá regresó a casa, saludó: "Hola, Daniel, hola Laura. ¿Les gustaría hablar un poco conmigo?" Daniel movió su cabeza negativamente y dijo: "Yo quiero jugar con mis carros".

Laura no miró a su padre: "Yo quiero terminar de pintar este dibujo, papi", dijo ella.

Papá comenzó a leer el periódico. Él se veía triste.

Después de cenar papá invitó a los niños a salir a caminar con él. Pero ellos no quisieron ir. Mamá dijo: "Yo iré, me gustaría ver el árbol nuevo que sembraste anoche".

Cuando la puerta se cerró, Daniel se levantó diciendo: "Me voy a la cama", y comenzó a subir las escaleras.

Laura dijo: "Yo también".

Papá y mamá regresaron pronto. Papá llamó a los niños que bajaran de su habitación. Daniel y Laura no corrieron escaleras abajo. Ellos bajaron MUY, MUY LENTAMENTE.

Papá dijo: "Vengan aquí”, poniendo sus brazos alrededor de ellos

Papá dijo:"Vengan aquí”,poniendo sus brazos alrededor de ellos dijo:"Ahora ¿tienen ustedes algo que contarme?"

Laura dijo: "Yo rompí tu árbol, papi" y comenzando a llorar dijo: "Lo siento, por favor perdóname".

Daniel dijo: "Estábamos jugando y yo la empujé. Lo siento que hayamos roto tu arbolito, papá. No fue nuestra intención hacerlo".

Papá dijo: "El árbol no está muy dañado. Y por supuesto que los perdono. Pero estoy triste porque ustedes no me lo dijeron antes".

Laura dijo: "Yo tenía miedo. Por eso es que no quería hablar contigo".

Papá abrió su Biblia

Papá abrió su Biblia y dijo:"Niños, nosotros siempre estamos tristes cuando hacemos algo malo. Pero la Biblia dice: ‘Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados’. Esto significa que cuando nosotros le decimos al Señor Jesús que nos sentimos tristes por lo malo que hicimos y le pedimos perdón, Él inmediatamente lo hará. El Señor Jesús quiere ayudarnos y hacernos felices. Él no puede hacerlo si tenemos pecado en nuestro corazón".

El Señor Jesús quiere ayudarnos y hacernos felices. Él no puede hacerlo si tenemos pecado en nuestro corazón

Laura preguntó: "¿Todavía pertenecemos a Jesús, aún cuando hacemos cosas malas?"

Papá respondió: "Claro que sí. Los dos hicieron mal hoy al correr cerca del árbol, pero ustedes siguen siendo mis hijos. Cuando nosotros recibimos a Jesús como nuestro Salvador, pertenecemos a Él para siempre. Él se pone triste cuando hacemos algo malo, pero Él aún nos ama. El quiere que cuando hagamos algo malo, vengamos inmediatamente a Él y le digamos que lo sentimos".

Daniel estaba muy pensativo y luego preguntó: "Papi, después que le hayamos pedido a Jesús que nos perdone, ¿Él quiere que nos quedemos un rato hablando con Él?".

Papá sonriendo dijo: "Sí, Daniel, el Señor Jesús quiere que nosotros le hablemos de todo lo que nos pasa o hacemos. Al igual que yo quería que tú y Laura hablarán conmigo antes de cenar".

Papá continuó: "Yo quería saber todo lo que ustedes estuvieron haciendo hoy. Así el Señor Jesús quiere que le digamos a Él de las cosas que nos hacen feliz o de las cosas que nos entristecen. Él quiere que le demos gracias por todo lo que Él hace por nosotros".

Laura abrazó a papá

Laura abrazó a papá y dijo en voz baja: "Yo creo que Jesús quiere que le digamos que lo amamos".

Papá respondió: "Sí, y recuerden que podemos hablar con Jesús en todo momento. Podemos hablar con Él en todo lugar. Él siempre está dispuesto a escucharnos y ayudarnos. Y cuando hacemos algo malo, ¿qué nos dice la Biblia que debemos hacer?".

Laura comenzó: "Dice que: ‘Si confesamos nuestros pecados…’" Daniel terminó la frase sonriendo alegre: "…El es fiel y justo para perdonar nuestros pecados..."

En nuestra próxima lección:
Daniel y Laura conocerán a un niño que se ha mudado recientemente a su vecindario. ¿Se harán amigos de él?

Este es otro versículo para que memorices:


Nuestra Historia Bíblica

¿Sabes quién es Jesús y por qué vino al mundo? Jesús es el Hijo de Dios. Él vino al mundo para ser nuestro Salvador. Nosotros necesitamos un Salvador porque todos hemos pecado.

Dios nos ama y quiere que nosotros estemos con Él en el cielo. Él envió a Su Hijo, el Señor Jesús, para que cargara el castigo por nuestros pecados. Cuando llegó el tiempo para que Jesús muriera por nuestros pecados, El fue llevado para ser crucificado. Dos hombres más fueron llevados para ser crucificados junto a Jesús. Aquellos dos hombres habían hecho muchas cosas malas. Pero Jesús nunca había hecho nada malo.

Cuando ellos llegaron a un lugar llamado Calvario

Cuando ellos llegaron a un lugar llamado Calvario, clavaron en la cruz los pies y las manos de Jesús. Los otros dos hombres también fueron clavados a cruces. Mientras Jesús estaba colgando de la cruz Él oró por aquellos que lo trataban de manera tan cruel. Él dijo:"Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen".

Ellos dejaron a Jesús colgado en la cruz hasta que murió. Algunos amigos de Jesús bajaron Su cuerpo de la cruz. Lo envolvieron en una sábana limpia y lo sepultaron en una cueva que había sido excavada en la roca. Usaron una gran piedra para cerrar la entrada de la cueva.

El ángel les dijo: "Jesús no está aquí.

Tres días después, temprano por la mañana, dos mujeres vinieron al lugar donde Jesús había sido sepultado. Ellas encontraron la gran piedra que cerraba la tumba había sido quitada de la entrada de la tumba. Justo en ese momento ellas vieron un ángel. El ángel les dijo: "Jesús no está aquí. Él ha resucitado como les había dicho". ¡Jesús estaba vivo otra vez!

Jesús apareció en la tierra por cuarenta días. Después de ese tiempo regresó al cielo. ¡Él está en el cielo hoy!

 

(Lee Mateo 28)



Hora del Cuento, Lección 3

El Árbol Especial


Página de Preguntas

 

Preguntas:

Haz clic en la mejor respuesta para cada pregunta:

1. Papá sembró un(a) ________ pequeño(a)

     a) árbol.

     b) flor.

2. Papá le dijo a Daniel y Laura que no podían jugar cerca del árbol. Ellos se olvidaron y

     a) dieron agua al árbol.

     b) rompieron el árbol.

3. Daniel amarró el pedazo roto con

     a) zacate.

     b) un pedazo de cuerda.

4. Cuando llegó su padre, Daniel estaba jugando con

     a) su caballo.

     b) sus carros.

5. Laura estaba

     a) pintando su dibujo.

     b) jugando con sus muñecas de papel.

6. Cuando Papá encontró la rama rota el.

     a) habló.

     b) cantó.

7. Laura y Daniel dijeron, “Lo siento” y pidieron que el Papá

     a) les regañara.

     b) les perdonara.

8. ¿El papá les perdonó?

     a) Sí.

     b) No.

9. ¿El Papá dijo que Jesús nos perdona cuando confesamos nuestros pecados?

     a) Sí.

     b) No.

10. ¿Has pedido perdón a Jesús por tus pecados?

     a) Sí.

     b) No.

4. El Niño Nuevo

 

Hora del Cuento, Lección 4

El Niño Nuevo

Daniel entró corriendo a la cocina y gritando dijo: "¡Mamá! Un niño nuevo ha llegado al vecindario a la casa que estaba vacía en nuestra calle. Él es tan alto como yo. ¿Podemos invitarlo a que venga a jugar?"

Mamá respondió: "Sí, le escribiré una nota a su mamá".

Daniel y Laura tomaron la nota que hizo mamá y corrieron calle abajo. El niño nuevo estaba sentado en los escalones. Él se veía triste. Daniel dijo: "¡Hola! ¿Cuál es tu nombre? ¿Te gustaría venir a jugar con nosotros?"

El niño respondió: "Me llamo Pedro.

El niño respondió: "Me llamo Pedro. Claro que me gustaría jugar con ustedes, si mi mamá me da permiso", la mamá de Pedro salió a la puerta y Daniel le entregó la nota de su mamá. Ella dijo: "Sí, corre a jugar con ellos, Pedro".

Los niños jugaron con su pelota roja. Ellos jugaron con Pulgarcito. Finalmente se sentaron bajo la sombra de los árboles para descansar un momento.

Daniel preguntó: "¿Dónde vivías antes, Pedro? ¿Está muy lejos de aquí?"

Pedro respondió: "Sí, es un lugar lejos de aquí. Primero mi papi miró el mapa por mucho tiempo. Entonces él pensó que conocía el camino, así que no miró más el mapa y nos perdimos".

Laura dijo: "¡Oh! ¿Qué hicieron después?"

Pedro respondió: "Bueno, papá buscó de nuevo en el mapa y encontró el camino correcto".

Daniel dijo: "Su mapa les mostró el camino para llegar aquí, al igual que la Biblia nos dice como llegar al cielo".

Pedro se veía confundido y preguntó: "¿La Biblia? ¿Qué es eso?"

Este es el Libro de Dios

Laura corrió a la casa y luego salió con su Biblia y el libro de historias bíblicas de Daniel. "¡Mira, Pedro!" dijo ella mostrándole a Pedro su Biblia. "Este es el Libro de Dios. Mamá nos lo lee. En ella aprendemos acerca de Jesús, el Hijo de Dios y como Él murió por nosotros, para que podamos ir al cielo".

Daniel abrió su libro de historias bíblicas diciendo: "Mira, Pedro, estas historias son de la Biblia. Estas son fáciles, puedo leerlas yo mismo".

“Yo se leer”, les dijo Pedro entusiasmado:“Déjame leer una, Daniel”.

Daniel le dejó leer la historia de: "Jesús amá a los niños". Cuando Pedro terminó de leerla preguntó: "¿Me ama Jesús también?"

"Por supuesto que te ama", dijo Laura."Jesús ama a todas las personas en todo el mundo. Eso dice la Biblia".

En ese momento la mamá de Daniel y Laura salió al patio trayendo leche y galletas.En ese momento la mamá de Daniel y Laura salió al patio trayendo leche y galletas.

Mientras tomaba su leche, Daniel dijo:"Mami, Dios quiere que todas las personas lean la Biblia, ¿No es así?"

Mamá respondió: "Sí, hay tres cosas importantes que Dios quiere que hagamos con la Biblia.

La primera de ellas la hacemos con los ojos.

"La primera de ellas la hacemos con los ojos.

La siguiente la hacemos con nuestro corazón.

"La siguiente la hacemos con nuestro corazón.

a última de ellas a hacemos con todo nuestro cuerpo

"Y la última de ellas a hacemos con todo nuestro cuerpo: nuestro corazón, nuestras manos, nuestros pies".

Laura dijo: "¡Oh! que interesante, háblanos más de eso, mami".

Daniel dijo: "Yo sé la primera de ellas. Nosotros leemos la Biblia con nuestros ojos".

Mamá movió su cabeza afirmativamente:"Sí, Dios quiere que leamos la Biblia porque allí Él nos dice como podemos recibir al Señor Jesús como nuestro Salvador. Él nos enseña como podemos complacer a Jesús y crecer pareciéndonos más a Él cada día. Él nos habla sobre nuestro hogar en el cielo".

Pedro preguntó: "¿Cuál es la siguiente, la que habla del corazón?"

Mamá les sonrió a los niños

Mamá les sonrió a los niños y dijo:“Cuando yo les digo algo que es verdad, ¿Qué quiero que hagan con la verdad que les hablé?"

Daniel y Pedro respondieron en coro:"Creerla".

"Así es", dijo mamá. "Y Dios quiere que creamos la Biblia, no sólo con nuestra mente, sino con nuestro corazón también".

Mamá continuó: "La tercera cosa es muy importante, Dios quiere que obedezcamos Su Palabra. Eso quiere decir, poner en práctica lo que la Biblia enseña".

Laura preguntó: "Pero mami, ¿cómo podemos hacer eso con nuestras manos y nuestros pies?"

Mamá le respondió: "Bueno, Dios nos dice en la Biblia que seamos benignos (amables) los unos con los otros. Tú puedes obedecer esto al hacer algo que ayude o anime a otro".

¿Cosas cómo lavar los platos y guardar mis juguetes?

Laura preguntó: "¿Cosas cómo lavar los platos y guardar mis juguetes?"

Mamá respondió: "Sí".

Pedro dijo: "Con mis pies puedo ir a hacer los mandados para mi mamá".

Daniel estaba pensativo: "Mamá", dijo él."Yo sé algo más que Dios quiere que hagamos con la Biblia. Él quiere que aprendamos versículos de ella".

Mamá complacida dijo: "Sí, Daniel, me siento feliz que tú pensaste eso. El Señor Jesús sabe que cuando nosotros tenemos Su Palabra en nuestro corazón, Él nos ayudará a evitar hacer el mal. Aquí hay un versículo que nos habla de esto, pueden aprenderlo ahora mismo:

'En mi corazón he guardado tu Palabra, para no pecar contra ti'".

Cuando los niños terminaron de memorizar el versículo, Pedro dijo: "Me gustaría tener un libro de historias bíblicas, para poder leerlo".

"¡Oh, muchas gracias!" dijo Pedro.

Daniel susurró algo al oído de mamá. Ella dijo que sí y Daniel dijo: "Toma, Pedro, tú puedes tener mi libro de historias bíblicas. Yo tengo otro casi igual a éste".

"¡Oh, muchas gracias!" dijo Pedro. Estaba feliz mientras corría a su casa. Daniel y Laura estaban felices también. Ellos sabían que Pedro pronto aprendería a amar al Señor Jesús y Su Palabra".

En la próxima lección,
¿qué sucederá cuando Daniel y Laura vayan al parque?

Aquí hay otro versículo para que aprendas
y guardes con los demás que has aprendido:


Nuestra Historia Bíblica

Muchas personas venían a Jesús a oír sus enseñanzas. Un día Jesús les habló de un hombre que salió a plantar semillas. Las semillas cayeron en cuatro clases diferentes de terreno.

Comenzó a crecer

Algunas cayeron junto al camino y los pájaros las comieron. Otra parte cayó en terreno rocoso, donde no había mucha tierra.

Comenzó a crecer, pero no tenía raíz y al salir el sol se quemó. Otra parte cayó en medio de espinos. Trató de crecer, pero la hierba mala y los espinos la ahogaron y no dio fruto. Pero algunas semillas cayeron en terreno bueno, ¡éstas crecieron y dieron mucho fruto!

Los corazones de algunos niños y niñas son como el terreno a la orilla del camino. Ellos oyen la Palabra de Dios, pero realmente no escuchan. La Palabra de Dios no entra en sus corazones.

Es como la semilla que cayó junto al camino, que vinieron los pájaros y la comieron.

Es como la semilla que cayó junto al camino, que vinieron los pájaros y la comieron. Cuando nosotros realmente no ponemos atención a la Palabra de Dios, el diablo viene y toma la Palabra de nuestro corazón.

el terreno rocoso

Otros niños y niñas tienen el corazón como el terreno rocoso. Ellos oyen la Palabra de Dios y son felices por algún tiempo. Pero cuando vienen los problemas, quizás ellos se enferman o alguien se burla de ellos por creer en Jesús, entonces se alejan de Jesús.

el terreno lleno de espinos

También hay niños y niñas con el corazón como el terreno lleno de espinos. La Palabra de Dios viene a su corazón y comienza a crecer, pero no produce ningún fruto porque otras cosas se lo impiden, como ver mucha televisión. Esto hace que el Señor Jesús se entristezca.

Sus corazones son como el terreno bueno.

Pero algunos niños y niñas hacen que el Señor Jesús esté feliz. Sus corazones son como el terreno bueno. Ellos escuchan la Palabra de Dios y ponen atención a ella. Aman la Palabra de Dios y quieren obedecerla. Ellos hablan a otros del Señor Jesús. ¡El Señor Jesús está feliz con ellos!

 

(Lee Mateo 13: 1-9, 18-23)

 

Hora del Cuento, Lección 4

El Niño Nuevo


Página de Preguntas

 

Preguntas:

Haz clic en la mejor respuesta para cada pregunta:

1. Leemos la Biblia con nuestro(a)s

     a) ojos.

     b) manos.

2. Creemos la Biblia en nuestro(s)

     a) pies.

     b) corazón.

3. Cuando guardamos la Palabra de Dios en nuestro(a)s _______ , eso nos ayuda a no hacer
    el mal.

     a) dedos.

     b) mente.

4. La Biblia es algo que debemos

     a) olvidar.

     b) leer.

     c) perder.

5. La Biblia es algo que debemos

     a) creer.

     b) temer.

     c) quemar.

6. La Biblia es algo que debemos

     a) amar.

     b) odiar.

     c) adorar.

7. Daniel le dijo a Pedro que la Biblia es como un mapa que nos dice

     a) como llegar al cielo.

     b) como viajar por todo el mundo.

8. Según la historia de la Biblia en esta lección, ¿cuál clase de terreno produce mucho fruto?

     a) Terreno rocoso.

     b) Terreno duro junto al camino.

     c) Terreno con muchas espinas.

     d) Terreno bueno.

9. La historia de la Biblia compara la semilla

     a) a la Palabra de Dios.

     b) al tiempo.

10. ¿Quiere que tu corazón sea como el terreno bueno en que la Palabra de Dios puede
      ser sembrada?

     a) Sí.

     b) No.

5. El Mejor Regalo

 

Hora del Cuento, Lección 5

El Mejor Regalo

Laura y Daniel estaban de camino al parque con su prima Yeny. Yeny tenía 12 años. Con frecuencia ella cuidaba a sus primos cuando la mamá estaba ocupada.

"¡Oh, miren todas esas flores hermosas!"gritó Laura mientras entraban al parque.

"Sí, las flores están preciosas", dijo Yeny."Pero recuerden el aviso que dice que no debemos cortar las flores".

Entonces Yeny los llevó al cajón de arena, y les dijo: "Ustedes pueden jugar aquí o en los columpios. No se vayan a alejar de aquí, ni se metan en el lodo".

Daniel y Laura jugaron en los columpios

Yeny se sentó a observar los niños por un rato. Luego abrió su libro y empezó a leer.

Daniel y Laura jugaron en los columpios. Luego jugaron en la arena. Pronto Daniel se cansó de jugar en la arena, y se paró.

"¿Adónde vas?", preguntó Laura.

"Allá a jugar en ese charco", respondió Daniel.

Laura abrió sus ojos con sorpresa y dijo:"No puedes hacerlo, Yeny nos dijo que no lo hiciéramos".

Daniel caminando hacía el charco

"Yo no tengo que hacer lo que Yeny diga. Ella no es mi mamá",respondió Daniel caminando hacía el charco.

Laura pensó por un momento: "Yo tampoco tengo que obedecer a Yeny", y se fue corriendo alegremente hacia las flores. Allí cortó dos flores violeta, luego una blanca.

En ese mismo instante Yeny levantó su mirada del libro que estaba leyendo y empezó a llamar: "¡Daniel! ¡Laura!"

"Oh, Laura", dijo Yeny al mirar las flores."Te dije que no debías cortarlas".

Laura escondió las flores detrás de su espalda, y dijo: "No me importa. Se las voy a dar a mi mami".

Yeny se dio cuenta que los zapatos de Daniel estaban lodosos y le dijo regañándolo: "Y yo te advertí, que no te acercaras a los charcos".

Daniel hizo mala cara, y dijo: "No me importa. Yo quería jugar en el charco. Y encontré una piedra muy bonita para mi mami", continuó diciendo mientras limpiaba la piedra con su camisa.

Yeny llevó a Daniel y a Laura a casa. Al llegar dijo: "Tía, ellos no me obedecieron hoy".

Laura y Daniel mostraron las flores y la piedra a su mamá

Laura y Daniel mostraron las flores y la piedra a su mamá. "Las traemos para ti mami",dijeron sonriendo.

La mamá no sonrió. Tenía la mirada triste. Se despidió de Yeny y mandó a Daniel y a Laura al baño a que se bañaran. Luego los llamó.

"Quiero contarles una historia", les dijo. "Es sobre el rey Saúl en la Biblia. Un día Dios le dijo al rey Saúl que fuera a destruir a algunos de los enemigos de Dios. Y que también tenía que destruir todo lo que les pertenecía y que no llevara a casa nada de las cosas de ellos.

"Pero el rey Saúl decidió traer a casa algunos de los mejores animales de ellos. Él dijo en su corazón: 'Los ofreceré como un regalo a Dios y todo va a estar bien'.

"Pero Dios rechazó el regalo del rey Saúl. Dios le dijo: 'Obedecer es mejor que sacrificar'. Dios quiso decir que es más importante obedecerle que traerle regalos. Dios le enseñó al rey Saúl que el mejor regalo para Él es la obediencia".

Su mamá asintió

“Oh”, dijo Daniel. “Yo no obedecí a Yeny. ¿Es por eso que no te gustó mi roca, mami?"

Su mamá asintió. "Tú encontraste la piedra mientras estabas desobedeciendo, Daniel. Eso me entristeció en vez de alegrarme".

Lágrimas brotaron de los ojos de Laura. "Lo siento mami, yo corté las flores. Yeny me dijo que no lo hiciera".

"Pero, mami", dijo Daniel. "Yeny no es nuestra mamá. Yo pensé que sólo debemos obedecerte a ti y a papá".

debemos obedecer a aquellos que están en autoridad sobre nosotros

Mamá respondió, "No, niños, hay muchas personas a las que debemos obedecer. El Señor Jesús nos dice en Su Palabra que debemos obedecer a aquellos que están en autoridad sobre nosotros. Eso significa aquellos que se preocupan por ustedes, como Yeny. También sus maestros en la escuela y los policías. Y significa también sus abuelos. Si ustedes desobedecen a estas personas, están desobedeciendo a Dios".

"¿También papá y tú tienen que obedecer a otras personas?"

"Sí", respondió mamá. "Durante toda nuestra vida tenemos personas a las que debemos obedecer. Por eso es que es importante aprender a obedecer cuando somos jóvenes. El Señor Jesús se alegra cuando los niños obedecen a sus padres, porque Él sabe que eso les ayudará a obedecer a otras personas también. Por eso Él nos dice en la Biblia: 'Hijos obedezcan a sus padres en todo, porque esto agrada al Señor'".

Daniel dijo: "Mami, ¿le podemos pedir al Señor Jesús que nos perdone por lo que hicimos?"

Mamá respondió: "Sí, ustedes lo pueden hacer ahora mismo".

Daniel y Laura oraron

Daniel y Laura oraron. Ellos le pidieron a Jesús que les perdonara, luego hablaron por teléfono con Yeny. Le dijeron que sentían mucho haberle desobedecido.

Mamá les enseñó el versículo que debían memorizar. Ella les ayudó a escribirlo en un papel. Daniel y Laura dibujaron flores y piedras alrededor del versículo. Ellos dijeron que eso les ayudaría a recordar que cuando ellos obedecen a sus padres y a otras personas, también le están obedeciendo al Señor Jesús.

Aquí está el versículo para que lo escribas
y lo guardes con tus otros versículos:

versículo


Nuestra Historia Bíblica

Al buscar entre ellos, encontraron a un joven llamado Saúl.

En el Antiguo Testamento leemos acerca del pueblo de Israel. Dios los sacó de la tierra de Egipto para que fueran Su pueblo. Un día el pueblo de Israel decidió que ellos querían tener un rey. Al buscar entre ellos, encontraron a un joven llamado Saúl. Ellos dijeron: "él será un buen rey".

Dios envió a Su profeta a ungir a Saúl como rey sobre Su pueblo. El pueblo estuvo muy feliz. Un día Dios le dijo a Saúl que saliera y destruyera a algunos de los enemigos de Dios. Esos enemigos de Dios eran muy malvados. Dios no quería que ellos enseñaran a Su pueblo a hacer cosas malas.

Dios le dijo a Saúl que destruyera a esa gente mala y todas sus pertenencias. Él debía destruir sus casas, sus ropas y sus animales. Dios le dijo a Saúl que no tomara nada de lo que perteneciera a ellos.

Saúl salió a pelear contra esa gente y Dios le dio una gran victoria. Pero Saúl no obedeció a Dios. Saúl decidió no matar al rey de esa gente malvada. En lugar de eso, Saúl se llevó a ese rey con él para exhibirlo. Saúl quería que todos supieran que él había capturado a ese rey.

Saúl también decidió no destruir los mejores animales

Saúl también decidió no destruir los mejores animales, sino que se los llevó a casa con él. Saúl pensó: "Ofreceré algunos de ellos como un sacrificio a Dios y Él estará feliz de mi".

¡Ese fue un terrible error! Dios no se puso feliz con Saúl. Saúl lo había desobedecido. Dios nunca se pone feliz cuando le desobedecemos.

Cuando Samuel vino a ver al rey Saúl, Saúl le dijo: He cumplido la orden del Señor. Pero Samuel sabía que eso no era verdad, porque él podía oír a los animales.

Entonces Samuel le dijo a Saúl: Obedecer es mejor que los sacrificios. Samuel quiso decir que es más importante obedecer a Dios que darle regalos a Él. Saúl no pudo continuar siendo rey de Israel, porque él no obedeció a Dios.

 

(Lee 1ª Samuel 15)

 

Hora del Cuento, Lección 5

El Mejor Regalo


Página de Preguntas

 

Preguntas:

Haz clic en la mejor respuesta para cada pregunta:

1. El rey Saúl

     a) obedeció a Dios.

     b) no obedeció a Dios.

2. Dios estuvo feliz con la ofrenda del rey Saúl.

     a) Sí.

     b) No.

3. Dios desea que le obedezcamos.

     a) Sí.

     b) No.

4. Cuando obedecemos a nuestros padres y las personas en autoridad sobre nosotros,
    estamos obedeciendo a Dios.

     a) Sí.

     b) No.

5. Yeny dijo a los niños que

     a) podían cortar las flores.

     b) no deberían cortar las flores.

6. Dios quiere mas que todo

     a) que le traigamos regalos.

     b) que le obedezcamos.

7. Cuando desobedecemos a Dios,

     a) no le interesa a el lo que hacemos.

     b) El quiere que pidamos perdon por lo que hicimos.

8. Saúl le dijo a Samuel, “He cumplido la orden de Dios.” Fue

     a) una mentira.

     b) la verdad.

9. El nombre del profeta que llegó para hablar con Saúl cuando Saúl desobedeció a Dios fue

     a) Elías.

     b) Samuel.

10. El versículo para memorizar empieza así: “Hijos, obedeced a vuestros padres en todo...”
      Haz clic al lado de la frase que termina el versículo correctamente.

     a) "porque esto agrada al Señor."

     b) "porque esta es la mejor manera de poder recibir regalos de Navidad."

6. La Camioneta Roja

 

Hora del Cuento, Lección 6

La Camionetita RojaLa Camionetita Roja

 

 

la iglesia

Los niños iban de regreso a casa con papá y mamá después de asistir a la iglesia. Mientras Laura brincaba en el asiento trasero le dijo a su madre: "Mamá, hoy en la Escuela Dominical la maestra nos contó que Jesús dijo que debemos perdonarnos unos a otros diecisiete veces".

Laura brincaba en el asiento trasero

"Diecisiete no",dijo Daniel.“Setenta veces siete. Eso es cientos de veces, ¿verdad, papá?”

"Sí", dijo papá. "El Señor Jesús nos ha perdonado muchas más veces que eso. Así que nosotros también debemos perdonarnos unos a otros".

"El versículo para memorizar fue largo",dijo Laura. "Yo sólo puedo decir la primera parte. 'Sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros...'"

"'...como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo'", terminó diciendo Daniel. Luego él dijo: "Creo que el siervo de la historia que aprendimos hoy no sabía ese versículo, porque él era en verdad malo".

"Cuéntanos la historia", dijo mamá.

El siervo lloró y suplicó al rey que le perdonara la deuda.

"Bueno", comenzó Daniel, "había un siervo que le debía mucho dinero al rey. El siervo lloró y suplicó al rey que le perdonara la deuda. Y el rey le perdonó.

el siervo malo lo hizo llevar a la cárcel"

"Pero el siervo era un hombre malo. Él se fue y encontró en el camino a un compañero que le debía una pequeña cantidad de dinero. Y como su compañero no pudo pagarle, el siervo malo lo hizo llevar a la cárcel".

Laura dijo: "Aquél siervo no perdonó ni una sola vez, y no era nada amable".

el rey puso al siervo malo en la cárcel.

"No", dijo Daniel."Así que el rey puso al siervo malo en la cárcel. ¿Mamá tú crees que ese siervo se arrepintió después?"

"Eso espero", respondió mamá cuando se acercaban a la casa. "Y recordemos que el Señor Jesús es nuestro Rey. Él nos ha perdonado todos nuestros pecados, y debemos perdonarnos los unos a los otros también".

una pequeña camionetita roja

Después de almorzar, Pedro vino a jugar. "Mira lo que traje para ti, Daniel",dijo Pedro, dándole una pequeña camionetita roja."Mamá me dijo que podía dártela a ti porque tú me diste tu libro de historias bíblicas".

"¡Oh! Gracias, Pedro", dijo Daniel. Él sonreía mientras le daba cuerda a la camionetita."Vamos a ver como corre".

Pedro dijo: "No le des mucha cuerda porque se puede romper".

Los niños miraban la camionetita correr de un lado al otro del piso. "Déjame darle cuerda", suplicó Laura.

"No", dijo Daniel. "Puedes romperla".

Un rato después Daniel puso la camionetita en su habitación y salieron todos a jugar.

Fue a la habitación de Daniel y tomó la camionetita

Pero Laura no podía olvidar la camionetita. Pronto ella regresó a la casa. Fue a la habitación de Daniel y tomó la camionetita.

"Yo sé como darle cuerda", se dijo a sí misma.

Ella le dio vueltas a la cuerda una, dos, tres veces. Luego le dio una vuelta más a la llavecita y puso la camionetita en el piso.

Se fue impulsada la camionetita directamente contra la pared

¡Zuuumm! Se fue impulsada la camionetita directamente contra la pared.

"¡Oh! ¡Oh! ¡Detente!" gritó Laura, corriendo tras la camionetita. Pero fue demasiado tarde. La camionetita chocó contra la pared y una de las llantas de adelante se rompió.

"Oh, he roto la camionetita de Daniel", dijo Laura con un sollozo.

En ese instante Daniel entró en la casa diciendo: "Laura, ven afuera a jugar conmigo. Pedro se ha ido a su casa".

Laura levantó la camionetita y la llanta. Ella estaba llorando. “Mira, Daniel", dijo ella. "Yo estaba jugando con tu camionetita y se rompió. Lo siento, Daniel. Por favor perdóname".

Daniel se veía enojado

Daniel se veía enojado. "No, yo no te perdonaré”,respondió él. "Yo te dije que no le dieras cuerda y ahora has roto mi camionetita nueva".

"Lo siento, en verdad lo siento", dijo Laura."Tal vez papá pueda arreglarla. Por favor perdóname, Daniel".

"No", respondió Daniel. Luego se sentó en el piso y trató de poner la llanta otra vez a la camionetita. "Vete, Laura", dijo él.

Pero Laura no se fue. Ella se sentó al lado de Daniel diciendo. "Jesús dijo que perdonáramos siete veces..."

"Setenta veces, no siete", dijo Daniel enojado.

"Bueno, ¿me has perdonado tú todas esas veces?" preguntó Laura.

Daniel pensó por un momento. "Creo que no, Laura", respondió Daniel. "Pero no quiero perdonarte".

Laura dijo: "Entonces tú eres como aquél siervo malo, ya te dije que lo siento, pero tú no quieres perdonarme".

Finalmente dijo: "Te perdono, Laura.

Daniel se quedó callado por un momento. Él recordó que Jesús le había perdonado a él. Pensó en las muchas veces que su mamá, papá y Laura le habían perdonado. Finalmente dijo: "Te perdono, Laura. Se que tú no querías romper mi camionetita".

Luego los niños tomaron la camionetita y fueron a buscar a papá.

Aquí está otro versículo para que aprendas y guardes:

versículo


Nuestra Historia Bíblica

Jesús le contó a Sus discípulos una historia sobre un rey que tenía muchos siervos. Unos de sus siervos le debía al rey una gran suma de dinero — miles de dólares.

Cuando el rey le pidió al siervo que le pagara esa deuda, el siervo le dijo: "No te puedo pagar". Entonces el rey ordenó que este hombre, su esposa, sus hijos y todo lo que tenía fuera vendido para pagar su deuda.

El siervo lloró y suplicó al rey que le perdonara la deuda.

El siervo se arrodilló ante el rey y le suplicó: "Por favor dame más tiempo y te pagaré todo lo que te debo".

¡El rey sintió compasión por este siervo y le perdonó toda aquella gran deuda! Este hombre le debía al rey miles de dólares y él le perdonó toda la deuda.

el siervo malo lo hizo llevar a la cárcel"

¿Tú sabes que hizo este siervo? Salió y encontró a un pobre hombre que le debía a él una pequeña cantidad de dinero – unos pocos dólares. Él se arrodilló a los pies del siervo y le dijo: "Ten compasión de mí. Dame un poco más de tiempo y yo te pagaré todo lo que te debo". Pero el siervo malo no tuvo compasión del pobre hombre y lo hizo lleva a la cárcel.

Este fue un muy mal comportamiento del siervo malo. Él había sido perdonado de una gran deuda, sin embargo él no quiso perdonar una muy pequeña deuda.

el rey puso al siervo malo en la cárcel.

El rey se enojó mucho cuando supo del mal comportamiento de este siervo y le dijo:"Siervo malvado, yo te perdoné una gran deuda. Tú debías haber sido bondadoso con aquel pobre hombre. Debías haberle perdonado".Entonces el rey ordenó que este siervo malo fuera enviado a la cárcel.

¿Qué nos está enseñando Jesús aquí? Jesús nos está enseñando que nuestro Padre celestial nos ha perdonado muchos, muchos pecados. Y como Dios nos ha perdonado mucho, nosotros debemos perdonar a otros las cosas malas que hagan contra nosotros.

 

(Lee Mateo 18:15-35)

 

Hora del Cuento, Lección 6

La Camionetita RojaLa Camionetita Roja

 

 

 

 

 


Página de Preguntas

 

Preguntas:

Haz clic en la mejor respuesta para cada pregunta:

1. En esta lección Daniel y Laura repitieron una historia que escucharon en la Escuela
    Dominical. La historia era acerca de un siervo malo quien...

     a) le debía al rey una gran suma de dinero — miles de dólares.

     b) le prestaba al rey una gran suma de dinero — miles de dólares.

     c) empezó una rebelión.

2. El rey en la lección de la Escuela Dominical

     a) le perdonó todo aquella gran deuda.

     b) derrotó una rebelión.

     c) incrementó las tazas de interés.

3. El siervo malo en la lección

     a) incrementó las tazas de interés.

     b) no tuvo compasión del pobre hombre que le debía a él una pequeña cantidad
              de dinero.

4. Jesús quiere que

     a) seamos cuidadosos en cuanto al número de veces que perdonamos a otros.

     b) nos perdonemos unos a otros muchas, muchas veces.

5. (Opinión) ¿Es fácil perdonar a los que te tratan mal?

     a) Sí.

     b) No.

6. (Opinión) ¿Has perdonado a alguien por lo menos cinco veces por hacerte algo malo?

     a) Sí.

     b) No.

7. El versículo de memorización en esta lección nos pide ser

     a) benignos.

     b) inteligentes.

8. El versículo de memorización en esta lección nos pide ser

     a) misericordiosos.

     b) justos.

9. El versículo de memorización en esta lección nos pide

     a) guardar rencor por mucho tiempo.

     b) perdonar.

10. El versículo de memorización en esta lección dice que la razón por ser benignos
      y misericordiosos y por perdonar a otros es

     a) porque es la mejor manera de evitar problemas.

     b) porque Dios os perdonó a vosotros en Cristo.

7. Daniel y Laura Van de Pesca

 

Hora del Cuento, Lección 7

Daniel y Laura van de pescaDaniel y Laura van de pesca

 

 

 

Papá se estaba preparando para ir a pescar

Papá se estaba preparando para ir a pescar. Daniel y Laura observaban mientras su padre preparaba su caña de pescar.

Daniel dijo: "Me gustaría poder ir a pescar". Papá le respondió: "Te prometo que te llevaré conmigo otro día".

Cuando papá se había ido, mamá dijo: "Tengo tiempo para contarles una historia corta. ¿Cuál será?"

Daniel preguntó: "¿Hay alguna historia en la Biblia que hable de pescar?"

Él vio a dos hombres pescando, que eran hermanos.

"Sí, por supuesto",respondió mamá."Un día Jesús iba caminando junto al mar de Galilea. Él vio a dos hombres pescando, que eran hermanos. Sus nombres eran Pedro y Andrés. Jesús los llamó y les dijo algo muy extraño".

Laura preguntó: "¿Qué les dijo?"

"Síganme y los haré pescadores de hombres", respondió mamá.

Daniel preguntó: "'¿Pescadores de hombres?' ¿Qué quiso decir Jesús con eso?"

Mamá explicó: "Jesús quiso decir que Él les enseñaría a Pedro y a Andrés como mostrarles a la gente el camino al cielo".

Jesús les enseñó muchas cosas de Dios

"Estos hermanos estaban pescando con redes, pero ellos dejaron sus redes a la orilla del mar y siguieron a Jesús. Cada día escuchaban Sus enseñanzas, Jesús les enseñó muchas cosas de Dios. Luego Jesús les dijo que Él iba a regresar al cielo a preparar un lugar para todos los que le pertenecen. Antes de que Jesús se fuera les dijo: 'Yo regresaré otra vez'".

Laura preguntó: "¿Es verdad qué Jesús va a regresar?"

"Sí, Él regresará", respondió mamá. "Por eso es que Él quiere que le hablemos a otros de Él. Recuerden que nuestro versículo dice: 'Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres’. Jesús quiere que le hablemos a otros acerca de Él, para que ellos lo reciban como su Salvador, entonces ellos estarán listos cuando Él regrese".

Daniel preguntó: "¿Si nosotros les hablamos a otros de Jesús, seremos también pescadores de hombres?"

Los niños salieron a jugar con su gatito Pulgarcito

"Sí", respondió mamá mientras regresaba a su trabajo.

Los niños salieron a jugar con su gatito Pulgarcito. Ellos pusieron al gatito en la carretita, pero Pulgarcito no quería montar en la carreta, saltó fuera de ésta y corrió hacia la reja.

Laura corrió tras Pulgarcito, lo levantó y en ese momento vio a su vecina la señora Alvarado quien pasaba por allí.

Laura se subió sobre la cerca

Laura se subió sobre la cerca y dijo: "Hola, señora Alvarado. ¿Puedo hacerle una pregunta?"

La señora Alvarado puso en el suelo la pesada bolsa de las compras y dijo: "Sí, Laura, ¿Dime?"

Laura preguntó, "¿Usted sabe que Jesús va a regresar?"

La cara cansada de la señora Alvarado se iluminó con una sonrisa. "Sí, Laura, lo sé. Pero he estado tan ocupada últimamente que no he pensado mucho en eso. Gracias por recordármelo. Me alegra recordar que Jesús va a regresar".

Cuando la señora Alvarado se fue, Daniel dijo: "Me gustaría poder hablarle a alguien de Jesús".

Laura dijo: "Tal vez tú puedes hablarle a alguien en la escuela la próxima semana".

"Pero yo quiero ser un pescador para Jesús hoy", dijo Daniel mientras jugaban.

Es Julio, el repartidor de periódicos

Los niños jugaron mucho tiempo. De repente escucharon un silbato. Daniel brincó y dijo:"Es Julio, el repartidor de periódicos", mientras iba corriendo hacia la casa.

Julio se bajó de su bicicleta y dijo con una sonrisa: "Día de pago, Daniel".

Daniel respondió: "Le diré a mamá".Segundos después Daniel volvió a salir diciendo: "Mamá está contando tu dinero Julio".

"Está bien, esperaré", dijo Julio.

Daniel miró la cara sonriente de Julio y dijo:"Julio, yo quiero ser un pescador de hombres para Jesús, pero no sé cómo hacerlo".

Julio preguntó: "¿Un pescador de hombres para Jesús? ¿Qué es eso?"

Santa Biblia

"Quiere decir que le hablas a la gente acerca de Jesús”, dijo Daniel, “como los discípulos hicieron en la Biblia. ¿Tienes tú una Biblia, Julio?"

Julio se rascó la cabeza y dijo: "Creo que mi mamá tiene una".

Daniel dijo: "Bueno, en la Biblia Jesús nos dice que Él va a regresar. Él quiere que todos estemos listos para que nos pueda llevar al cielo con Él".

Julio sorprendido preguntó: "¿Estás seguro de eso, Daniel?"

Daniel movió su cabeza afirmando. En ese instante la mamá de Daniel trajo el dinero de Julio. Él montó en su bicicleta y despidiéndose con su mano dijo a Daniel:"Adiós, señor pescador. Creo que le pediré a mi mamá que me muestre eso en nuestra Biblia".

Cuando papá llegó a casa traía dos pescados grandes

Cuando papá llegó a casa traía dos pescados grandes. Él le contó a los niños como los había pescado. Entonces Laura le habló sobre la señora Alvarado y Daniel le habló de Julio. Papá dijo: "Pescar peces en el río es divertido, pero hablarle a la gente de Jesús es mucho más importante. Estoy muy orgulloso de los dos".

Daniel y Laura estaban alegres al saber que su papá se sentía feliz por lo que ellos habían hecho. Pero lo mejor de todo es que ellos sabían que Jesús también estaba feliz.

Aquí está tu versículo para que lo memorices y lo guardes:

versículo

Si no estás seguro que eres salvo, porqué no le pides
al Señor Jesús que venga a tu corazón como lo hizo Daniel.
Si tú lo hiciste, compártelo con nosotros en la Página de Preguntas.

Nuestra Historia Bíblica

Un día Jesús estaba parado junto a un gran lago. Él estaba enseñándole a la gente acerca de Dios. Más y más gente vino a escucharlo. Se amontonaban y empujaban para estar más cerca del Señor Jesús.

Entonces Jesús enseñó a la gente desde la barca

La barca de Simón Pedro estaba a la orilla del lago. Jesús se subió a la barca y le pidió a Pedro que la empujara un poco hacia dentro del agua. Entonces Jesús enseñó a la gente desde la barca.

Cuando Él terminó de hablarle a la gente, le dijo a Pedro: "Rema mar adentro y echa tus redes para pescar".

Pedro respondió: "Señor, hemos trabajado toda la noche y no pescamos nada. Sin embargo por tu palabra echaré las redes".

para su sorpresa pescaron una gran cantidad de peces

Así que lanzaron las redes al agua y para su sorpresa pescaron una gran cantidad de peces, fueron tantos que la red se rompió. Rápidamente llamaron a sus amigos que estaban en otra barca, para que vinieran a ayudarles. Sus amigos vinieron y pronto ambas barcas estaban llenas de peces.

Cuando Simón Pedro vio lo que había sucedido, estaba tan asombrado que se arrodilló a los pies de Jesús. Pero Jesús le dijo que no tuviera miedo. Luego le dijo: “De ahora en adelante pescarás hombres".

Jesús quiso decir que Pedro iría a muchas partes predicando el Evangelio. Él ayudaría a que muchas personas creyeran en el Señor Jesús como su Salvador. Pedro sería un "pescador de hombres". (Lea esta historia en Lucas 5:1-11.)

Jesús quiere que nosotros también le hablemos a otros acerca de Él. He aquí tres cosas que puedes hacer para que tú también seas un "pescador de hombres":

1

Invita a tus amigos a la Escuela Dominical y a la iglesia.

2

Se amigable y háblales a otros acerca del Señor

 

3

Jesús.Háblales a otros niños y niñas acerca de estas lecciones.



Hora del Cuento, Lección 7

Daniel y Laura van de pescaDaniel y Laura van de pesca

 

 

 

 

 

 


Página de Preguntas

 

Preguntas:

Haz clic en la mejor respuesta para cada pregunta:

1. El hermano de Pedro se llamaba

     a) Jorge.

     b) Andrés.

2. Jesús les enseñó acera

     a) de Dios.

     b) del mar.

3. Jesús dijo,

     a) "Déjeme."

     b) "Sígame."

4. ¿Jesús quiere que hablemos a otros acerca de El?

     a) Sí.

     b) No.

5. Jesús quiere que hablemos a otros acerca de El

     a) para que ellos puedan creer en El como su Salvador.

     b) para que crezcan mas grande.

6. (Opinión) ¿Quieres seguir a Jesús?

     a) Sí.

     b) No.

7. (Opinión) ¿Disfrutaste esta lección?

     a) Sí.

     b) No.

8. Papá dijo a Daniel y Laura

     a) que pescar en el rio es lo mejor.

     b) que hablar a otros acerca de Jesús es más importante que pescar en el rio.

9. Ser un pescador para Jesús quiere decir:

     a) hablar a otros acerca de Jesús.

     b) enseñar a la gente como ganar la vida por pescar.

10. Daniel dijo a Julio que

     a) Jesús va a regresar y quiere que todos estemos listos.

     b) ya no necesitaban comprar mas periódicos.

Compartido por: Lamby 'el corderito de Dios'

TRADUCTOR

TRANSLATOR

Flag Counter
Print Print | Sitemap
© Ministerio Jesus El Buen Pastor